La incorporación de la Agenda 2030 y los ODS al plan de desarrollo nacional – XI Plan de Malasia 2016-2020 -y el enfoque malayo de los ODS, muestran las mismas influencias neoliberales, objetivos y agenda, de todos los planes de desarrollo desde 2009. ¿Va a desmentir/contradecir los mismos fetiches del PIB o estratagemas corporativas/de mercado en vez de planes reales de desarrollo socio-económico? ¿Bajo el disfraz de «racionalización» e «integración» de recursos limitados, de programas de financiación y de colaboración se empaquetan planes de ajuste estructural y de austeridad? ¿La crisis imaginaria bajo la "trampa de renta media" seguirá ocupando la agenda política, en oposición a la crisis real de la creciente brecha de ingresos entre los pocos que tienen y los muchos que no tienen?

El principal desafío en la implementación de la Agenda 2030 en Finlandia será la integración de los principios y objetivos de desarrollo sostenible en todas las políticas internas del país, incluidas las políticas relacionadas con los países en desarrollo. El compromiso político real/genuino es un requisito previo para la implementación de la Agenda 2030 de manera amplia y coherente en toda la administración pública. Los diferentes actores tienen que estar comprometidos y también asumir su responsabilidad en la implementación de los objetivos.

Foto: CONGCOOP.

Guatemala llegó al 2015 sin cumplir uno solo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Para cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) planteados en la Agenda 2030 es indispensable la voluntad estatal, acompasada en transformaciones políticas y presupuestarias y con protagonismo de las organizaciones sociales.

Hasta ahora, solo se han expresado buenos deseos. Una larga lista de falencias deben ser enfrentadas o tampoco se cumplirán los ODS en el año 2030.

¿Se puede catalogar a Francia como “país desarrollado", cuando el 8 por ciento de la población vive en la pobreza y su modo de producción y consumo están agotando los recursos del planeta? Los países no deben ser valorados solo por el PIB, sino también por su sostenibilidad ambiental y el acceso a los derechos humanos de todos sus ciudadanos.

A pesar de que Francia es la sexta economía mundial, muchas personas tienen que soportar la violencia de la pobreza y las desigualdades que debilitan la cohesión social y la democracia.

Marcha contra la violencia y
femicidio. (Foto: CEM-H)

Honduras se ha comprometido a implementar la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y este compromiso resulta esencial para superar la violencia generalizada que se vive en el país. Honduras es el país de América Latina con mayor inequidad económica y también el más violento de todos los países del mundo que no se encuentran en guerra.

La vida de las mujeres es especialmente riesgosa. Más de 18 mil mujeres y niñas denunciaron violencia sexual entre 2010 y 2015 y solo obtuvieron sentencias condenatorias menos del 6% de los casos. Por este motivo, lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas para el 2030 como plantea el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5 será un gran desafío.

Syndicate content