Las mujeres checas tienen dos veces más probabilidades de ser pobres que los hombres. Esta brecha es particularmente pronunciada entre las familias mayores y monoparentales, señala la coalición checa de Social Watch en su informe publicado con motivo del Día Internacional de la Mujer.

En la República Checa, las mujeres son responsables del 87% de las familias monoparentales, con un número total estimado de 180.000. Casi el 20% de estas familias monoparentales están en riesgo de pobreza. Las madres solas tienen a menudo bajos ingresos y tienen el doble de probabilidades de estar desempleadas que el promedio nacional.

Tato slova zaznívají v jedné výrazné scéně jednoho proslulého normalizačního propagandistického seriálu (lze přitom jen doporučit jisté kreativní využití této scény...).

Ženám v Česku hrozí chudoba mnohem víc než mužům. Nejvíc ohrožené jsou samoživitelky s dětmi a seniorky, které zůstaly samy. Velký problém dál představuje i násilí vůči ženám. Výsledky výroční zprávy o rovnosti pohlaví zveřejnila v úterý česká koalice mezinárodní sítě Social Watch při příležitosti Mezinárodního dne žen.

La política de protección social constituye un pilar fundamental para avanzar hacia la garantía del cumplimiento de los derechos económicos, sociales y culturales (DESC). Sin la vigencia efectiva de los DESC no será posible la reducción de la pobreza y de las desigualdades.

Esta política tiene cada vez mayor relevancia por el aumento de la incertidumbre que se deriva de los procesos de inserción internacional, que dejan a los países más vulnerables a las crisis financieras y alimenticias mundiales, al cambio climático que afecta a la seguridad alimenticia y aumenta la probabilidad de sequías o exceso de lluvias e inundaciones, a los procesos de urbanización y a las migraciones que debilitan los lazos familiares y comunitarios como mecanismos tradicionales de protección y a la mala calidad del trabajo tanto en el sector rural como en el urbano, con altos niveles de informalidad e inseguridad.

El diálogo social en Indonesia, Ghana y Uruguay se analiza en sus diversas formas, con especial énfasis en la formalización de estos diálogos a diferentes niveles administrativos y su contribución al desarrollo en el estudio llevado adelante por la RSCD. Los estudios están escritos por especialistas sindicales nacionales e incluyen ejemplos de buenas prácticas y de las limitaciones de los diferentes contextos.

Syndicate content