A strong and dynamic World Health Organisation (WHO) is critical for the achievement of the SDGs, especially SDG 3 on health and well-being. The WHO constitution mandates the organization "to act as the directing and co-ordinating authority on international health work”. 1 However, its ability to fulfil this mandate is circumscribed by the nature of its financial resources. WHO’s biennial budget for 2018-2019 is US$ 4.42 billion, 2 just over a quarter of the total sales of the top-selling medicine Humira (Adalimumab) in 2016 (US$ 16.08 billion).

In part this is because many of the organization’s donors share the view that WHO may not need a huge budget to carry out its constitutional mandate, which mainly consists of setting norms and standards in the area of public health. However, a large part of the organization’s spending in 2016-2017 went to activities related to service delivery rather than to norms and standard setting. For example, US$ 1.16 billion (25.67%) was spent on its polio eradication programme.

En todo el mundo, más de la mitad de la población mundial no está cubierta por ningún tipo de régimen de protección social, y menos del 30% goza de protección social integral. Las mujeres están en desventaja en los sistemas de seguridad social, experimentan tasas de cobertura más bajas y niveles de prestaciones sustancialmente más bajos. Esto se debe, en parte, a que los planes de protección social muchas veces se han diseñado en torno al modelo masculino como sostén de la familia, asumiendo una carrera ininterrumpida y a tiempo completo en la economía formal.

Esta perspectiva tiende a penalizar a las mujeres, que están significativamente sub-representadas en el mercado laboral formal y sobre-representadas en el empleo informal, ganan menos que los hombres y experimentan mayores interrupciones en su carrera profesional a causa de sus responsabilidades de cuidados. Como resultado de ello, las mujeres quedan muchas veces excluidas de la mayoría de los regímenes contributivos, lo que las deja completamente desprotegidas en ausencia de pisos de protección social.

Kate McInturff falleció el pasado 27 de julio. Kate integró el Comité Coordinador de Social Watch (donde ayudó enormemente a dar forma a nuestra estrategia de investigación y análisis de género) y contribuyó a los informes nacionales de Social Watch de 2012, 2014 y 2016. Como investigadora asociada en el Canadian Center for Policy Alternatives (CCPA), fue la autora principal del enormemente popular informe "Los mejores y peores lugares para ser mujer en Canadá".

La experiencia de las Revisiones Nacionales Voluntarias y de los informes sombra (spotlight) de la sociedad civil

Porqué son clave para la participación significativa y el cabildeo

El evento paralelo "Implementación de los ODS a nivel nacional: ¿Cuál es el objetivo de los informes nacionales?" se llevó a cabo el 17 de julio en Nueva York, durante la reunión del Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible de la ONU. El debate se centró en los informes voluntarios nacionales (IVN) y en los informes paralelos "sombra" o "spotlight" realizados por las organizaciones de la sociedad civil (OSC) sobre el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Nueva York, 30 de julio (GPW) – El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, convocó a una reunión de alto nivel el próximo 24 de setiembre en la que anunciará una nueva estrategia de inversión privada mundial. Bajo el título de “Financiamiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, la reunión busca generar impulso y apoyo para movilizar recursos públicos, privados, nacionales e internacionales, mejorar las normas y estándares financieros y difundir a los países en desarrollo tecnologías digitales para ayudarlos a acceder a las finanzas.

Los detalles del formato y el objetivo de la reunión fueron anunciados el viernes 27 de julio por la secretaria general adjunta, Amina J. Mohammed, y el subsecretario general, Elliot Harris.

Syndicate content