Philippines

Bajo el lema "Imagining Gani", el 11 de marzo, Social Watch Filipinas rindió homenaje a Isagani Serrano, quien falleció el pasado 22 de febrero. Gani fue co-coordinador de Social Watch Filipinas y colaborador de los informes nacionales de Social Watch durante varios años. Fue presidente del Movimiento de Reconstrucción Rural de Filipinas (PRRM por su sigla en inglés) y autor de numerosos artículos e informes sobre clima y justicia social.

En Filipinas, con un enorme mandato para respaldarlo, el gobierno del presidente Rodrigo Duterte (referido localmente como ‘DU30’ porque esa sigla suena como ‘Duterte’ al ser leída en inglés) emprendió un objetivo a largo plazo consistente con la Agenda 2030, que promete poner fin a la pobreza para 2040 y construir una sociedad más justa, próspera, estable y pacífica a través del crecimiento económico inclusivo que tenga en cuenta los límites ambientales.

La experiencia de las Revisiones Nacionales Voluntarias y de los informes sombra (spotlight) de la sociedad civil

Porqué son clave para la participación significativa y el cabildeo

El evento paralelo "Implementación de los ODS a nivel nacional: ¿Cuál es el objetivo de los informes nacionales?" se llevó a cabo el 17 de julio en Nueva York, durante la reunión del Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible de la ONU. El debate se centró en los informes voluntarios nacionales (IVN) y en los informes paralelos "sombra" o "spotlight" realizados por las organizaciones de la sociedad civil (OSC) sobre el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Foto: Una niña hace su camino
a casa después de ir a buscar
agua en un pueblo costero en
Tacloban, provincia de Leyte.
Fotografía: Esdras Acayan /
NurPhoto / Rex

Tres años después de que el tifón Haiyan destruyera más de un millón de viviendas y matara a 6.000 personas, Filipinas está muy alejada de la promesa de construcción de viviendas.

Cuando el tifón Haiyan destrozó la ciudad de Tacloban en el centro de Filipinas hace casi tres años, el 8 de noviembre de 2013, Arsenio fue uno de los afortunados que sobrevivió, nadando un kilómetro hasta estar a salvo. "Cada vez que hay una tormenta, me da miedo, incluso después de tres años. No quiero pasar por lo mismo otra vez", dijo.

Three years after the typhoon destroyed more than a million homes and killed 6,000 people, the Philippines has fallen far short on house-building pledge.

Prof. Leonor Briones

Mucho se ha hablado de la asociación público-privada (PPP). Es aquí donde los sectores público y privado se combinan para producir resultados favorables a la nación. En la práctica, esto ha resultado en proyectos de infraestructura de transporte ​​en Luzón. Visayas y Mindanao han quedado bastante al margen. El presidente Rodrigo Duterte va a cambiar esto, que es en parte la razón por la que la friolera de 62 por ciento de mindanaenses votaron por él. En una contienda presidencial en la que hubo cuatro candidatos fuertemente apoyados, esto es un mandato notable.

Pero el PPP más grande y con mayor apoyo se encuentra en el mundo de la educación. En este caso, el sector privado, formado por los estudiantes y sus familias, se combinan con el sector público en forma hasta el momento desafortunada del Departamento de Educación para producir una población educada. No nos olvidamos de las familias de los estudiantes que a menudo hacen sacrificios increíbles para que el estudiante pueda desarrollar su potencial.

MUCH is made of the public-private partnership (PPP). This is where the public and private sectors combine to produce outcomes which are favorable to the nation. In practice, this has meant Luzon-based transportation infrastructure projects. Visayas and Mindanao have been largely left out. President Duterte will change this. Which is partly why a whopping 62 percent of Mindanaoans voted for him. In a presidential contest where there were four highly supported candidates, this is a remarkable mandate.

Para confirmar la promesa de un país en el que nadie se quede atrás y siguiendo el camino de la sustentabilidad, Social Watch Filipinas (SWP), junto con colaboradores de la sociedad civil miembros de su red, presentó el viernes el "Informe Spotlight" sobre la Agenda para el Desarrollo 2030, en un diálogo con la Autoridad Nacional de Desarrollo Económico (NEDA, por su sigla en inglés), en Quezon City, Filipinas.

El crecimiento económico de Filipinas es injusto y no es sostenible, ya que la riqueza del país se concentra en manos de unos pocos multimillonarios y es altamente dependiente de los combustibles fósiles, según Social Watch Filipinas. "Un crecimiento justo y sostenible garantiza que nadie se quede atrás", manifestó Isagani Serrano, SWP co-coordinador y presidente de Philippine Rural Reconstruction Movement (PRRM).

Mientras más del 26,3 por ciento de la población filipina (aproximadamente 27 millones de personas) vive en la pobreza, los beneficios del crecimiento se concentran en las manos de pocas familias multimillonarias (menos del 1 por ciento). La injusticia fiscal está incrustada en el sistema y las actividades corporativas no reguladas dañan a la gente y al medio ambiente. Filipinas puede reducir la desigualdad cambiando la geografía económica. Es posible revertir el gran desarrollo orientado a la ciudad mediante el apoyo a las economías provinciales y locales, pasando de la agricultura intensiva convencional de combustibles fósiles a la agricultura orgánica y sostenible, y cambiando el patrón de gasto público a fin de que los recursos adecuados, y también la autoridad, se transfieren deliberadamente de las regiones ricas a las más pobres.

In 2015, the Philippines joined the UN community in pledging to put an end to poverty in all of its forms and achieve the 2030 Agenda for Sustainable Development by 2030. That same year the Government also signed up to reducing vulnerability to risks from disasters (Sendai Framework), to contribute its share in averting climate catastrophe (Paris Agreement), and to ensuring that all these commitments get sufficiently financed (Addis Ababa Action Agenda). Ending poverty and achieving sustainable development are aspirations long overdue in realization. The challenge is how to realize these goals in 15 years after so many years of trying to deliver on virtually the same set of promises, and failing. If the Philippines is to deliver on the more ambitious 17 SDGs in 15 years when it could not fully deliver on the minimalist MDGs during the last 15 years, it needs to recognize and confront serious obstacles, both external and internal, to achieving these goals.
Syndicate content