España

Por Txema Soria

Jornada de Debate de la Agenda 2030 y los ODS, organizada por Unesco Etxea, Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo y Fundación BBK

Los antiguos, que no tenían ni idea de cómo iban a ser sus sucesores, afirmaban categóricamente que 'el hombre es un lobo para el hombre'. Han pasado más de dos mil años desde que se hiciera este diagnóstico del ser humano y seguimos en el mismo estadio de evolución. Menos mal que hay organizaciones y personas que sueñan con un mundo más justo, equitativo e igualitario. La sala BBK fue el escenario elegido por organizaciones como Unesco Etxea, la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo y la Fundación BBK para celebrar una jornada cuyo objeto era debatir, activar e impulsar la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), 17 en total, aprobados por Naciones Unidas. Con esta iniciativa se trata de implicar a los ciudadanos para hacer un mundo más justo y sostenible. Se trata de intentar erradicar la pobreza, mejorar el medioambiente, educar a toda la población o luchar contra el cambio climático. El fin último de la jornada es hacer ver a los ciudadanos que un mundo mejor puede ser posible. La jornada, que comenzó a una hora tan temprana como las nueve de la mañana, fue presentada por Pilar Kaltzada. Cristina San Salvador, responsable de Impacto Social de la Fundación BBK; Paul Ortega, director de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo; y Arantza Acha, directora de Unesco Etxea, fueron los encargados de dar la bienvenida a los asistentes al acto. La ponencia principal corrió a cargo de Roberto Bissio, coordinador de Social Watch.

La nueva agenda de desarrollo, la Agenda 2030, representa una contradicción evidente: su literalidad aboga por alcanzar transformaciones tan profundas y complejas que no encajan con el paradigma dominante de desarrollo. La Agenda 2030 no puede ser considerada como un plan de gobierno global, ni como un consenso básico, ni mucho menos un documento de carácter jurídico que establezca acuerdos y obligaciones que fueran a dar lugar a acciones previsibles por parte de los distintos actores implicados. Tan sólo se trata de un agregado de demandas transnacionales, reflejo de las tensiones actualmente existentes entre los diferentes actores y sus distintas visiones del desarrollo1, de ahí sus numerosas contradicciones e insuficiencias. La Agenda 2030 es producto de un tiempo caracterizado por el agotamiento de un paradigma de desarrollo que no logra ya extender su completa dominación, y por la emergencia de temáticas, actores y evidencias que exigen una revisión en profundidad del mismo. 

¿Es la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible compatible con el proyecto neoliberal? Lo que sucede en España es precisamente un laboratorio práctico sobre cómo las instituciones, los partidos políticos y la ciudadanía se están planteando responder a esa pregunta. El país tiene cuestiones evidentes para alcanzar algunas metas de la Agenda 2030. Se le reconoció su apuesta por el reconocimiento de las libertades y derechos en materia de igualdad, dispone de condiciones geográficas, climáticas y desarrollo tecnológico para abordar transiciones energéticas hacia modelos basados en recursos renovables, su desafío en materia de empleo es de tal dimensión que sugiere la necesidad de explorar políticas y mecanismos de transformación productiva, el margen fiscal es amplio teniendo en cuenta su baja recaudación impositiva en relación a los países de su entorno, y las tasas de pobreza y desigualdad nacionales exigen priorizar políticas específicas para su reducción.

¿Es la Agenda 2030 compatible con el proyecto neoliberal? Lo que sucede en España en el actual contexto político es precisamente un laboratorio práctico sobre cómo las instituciones, los partidos políticos y la ciudadanía se están planteando responder a esa pregunta. España tiene cuestiones evidentes para alcanzar algunas metas de la Agenda 2030. No hace tanto, se le reconoció su apuesta por el reconocimiento de las libertades y derechos en materia de igualdad, dispone de condiciones geográficas, climáticas y suficiente desarrollo tecnológico para abordar transiciones energéticas hacia modelos basados en recursos renovables, su desafío en materia de empleo es de tal dimensión que sugiere la necesidad de explorar políticas y mecanismos de transformación productiva, el margen fiscal es amplio teniendo en cuenta su baja recaudación impositiva en relación a los países de su entorno, y las tasas de pobreza y desigualdad nacionales exigen priorizar políticas específicas para su reducción. Cualquier reflexión e iniciativa seria que se propusiera establecer la adaptación y aplicación de las metas de la Agenda 2030 a la realidad española tendría que incorporar al menos estas cuestiones fundamentales.

La Plataforma 2015 y más presenta el Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo (ICPD), una innovadora herramienta para medir el progreso de los países de forma alternativa a las medidas basadas en el crecimiento económico.

El ICPD supera la limitada visión que ofrecen medidores como el PIB y propone un completo análisis de 133 países, a partir del análisis de sus políticas públicas y su impacto en el bienestar de la ciudadanía y del planeta a escala local y mundial.

Plataforma 2015 y más presenta su décimo segundo informe anual, informe de la representación española de Social Watch.

El informe anual de la plataforma 2015 y más ofrece una reflexión sobre la agenda global de desarrollo en un contexto marcado por el paso de la agenda de los objetivos de desarrollo del milenio a la nueva agenda de desarrollo 2030. 

En su edición de 2014, la plataforma 2015 y más vuelve a ofrecer una mirada a algunos de los elementos estratégicos para la construcción y el futuro de una agenda que pretende estar centrada en las personas, en la equidad y en la sostenibilidad ambiental. para ello, el informe recoge una serie de artículos que se estructuran en tres apartados que, desde diferentes perspectivas, abordan algunas de las implicaciones de la nueva agenda.

book image
El informe anual de la plataforma 2015 y más ofrece una reflexión sobre la agenda global de desarrollo en un contexto marcado por el paso de la agenda de los objetivos de desarrollo del milenio a la nueva agenda de desarrollo 2030.

El programa Cinco Continentes en Radio 5 y Radio Exterior y TV de España analizó en profundidad las conclusiones de la Conferencia sobre la Financiación para el Desarrollo que se ha celebrado del 13 al 16 de julio en Addis Abeba. En el programa, que se realizó el pasado 21 de julio, participaron invitados Marta Pedrajas, asesora de la Secretaría General de Cooperación Internacional para el Desarrollo (SGCID), Pablo José Martínez Oses de Plataforma 2015 y más y Roberto Bissio, coordinador de Social Watch, junto a los periodistas Miguel Ángel Domínguez e información de Eduardo Sanz Mulas.

Naciones Unidas emite un demoledor informe sobre la situación de las mujeres en España, a través del “Grupo de Trabajo sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica”, instando al Estado español a que cumpla sus compromisos internacionales en materia de igualdad de género ante a los alarmantes retrocesos producidos en los últimos años.

Foto: LDC Watch

La cooperación española para el desarrollo atraviesa el peor momento de su historia. Las estadísticas anuales del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE constatan la desconexión del Gobierno español con la solidaridad internacional. Esta tendencia comenzó en el año 2010 cuando el Gobierno español renunció a sus compromisos en materia de cooperación y desarrollo internacional y ahora se extiende a los municipios, como el de la capital, que también se desentienden de los programas de solidaridad internacional de los que antes se enorgullecían.

Syndicate content